Cómo evitar la degradación del entorno natural

Fauna_australiana_2013_derivate_000

Sabemos que con el ritmo de consumo y desarrollo actual, para el año 2050 el 35% de la fauna y flora del planeta estará en peligro de extinción. También sabemos que el calentamiento provocará períodos de sequía alternados con fuertes lluvias y tormentas que degradarán la calidad de la tierra cultivable. Las próximas generaciones se enfrentan a problemas graves de suministro de agua potable y comida.

Esta situación no es irreversible, y en cualquier caso se pueden mitigar sus efectos. Para ello, es necesario:

  • Apoyar a los partidos y plataformas que se toman en serio la protección del medio ambiente. Leer los programas de los partidos, interpelar sobre su posición a nuestros representantes y votar en consecuencia.
  • Educar a las personas de nuestro entorno para que hagan un uso correcto y ahorrativo de la energía y el agua.
  • Promover las iniciativas para compartir y reutilizar. Una de las características de la nueva economía colaborativa que parece estar naciendo es el contacto entre usuarios individuales para compartir coche, reciclar ropa, cambiar objetos y bienes que ya no usamos por otros que necesitamos, etc. Ser un partícipe activo en este tipo de economía es una gran ayuda. Durante demasiado tiempo hemos estado (y seguimos) inmersos en una cultura de gran consumo masivo que es completamente insostenible.

Además, podemos investigar a las empresas que producen con criterios de sostenibilidad y ser sus clientes, en vez de comprar a empresas con formas de producción perjudiciales para el medio Fauna_australiana_2013_derivate_000ambiente, sus trabajadores y sus proveedores.

La iniciativa más importante a la hora de evitar la degradación del medio ambiente es la educación. Como siempre, la mejor pedagogía es el ejemplo propio. Los niños, por ejemplo, hacen lo que ven, no lo que escuchan. Decirles que no malgasten agua no tiene ningún efecto si nos ven lavarnos los dientes con el grifo abierto.

En definitiva, ser un individuo concienciado y activo en la protección del entorno depende de nosotros, y puede hacer una gran diferencia. La solidaridad inter-generacional, en el caso del medio ambiente, es más necesaria que nunca.