Cómo proteger nuestras selvas tropicales

Las selvas de nuestro planeta son esenciales para la supervivencia de la especie humana. No sólo son el principal regulador del clima de la Tierra, también albergan especies únicas de plantas, insectos y animales que no existen en ningún otro lugar.

A pesar de la importancia de este ecosistema, las organizaciones internacionales y las asociaciones ecologistas llevan años advirtiendo del peligro que representan tanto el calentamiento global como algunas actividades humanas para su conservación.

La política ecológica y las organizaciones internacionales

Para proteger nuestras selvas tropicales, es fundamental que las organizaciones internacionales, como la ONU, asuman un papel protagonista en la lucha contra el cambio climático. Se trata de un problema supranacional que requiere un liderazgo internacional y políticas consensuadas e implementadas desde diversos ámbitos de cooperación entre muchos países.

Por su parte, los estadoMuir_woods_trails en cuyo territorio se encuentran las selvas tienen, además, que posicionarse firmemente contra la explotación incontrolada y excesiva de los recursos naturales. En particular, la industria maderera debe regularse y vigilarse más estrictamente. También las explotaciones agropecuarias extensivas en los latifundios deben ser objeto de mayor vigilancia y regulación.

La acción individual

Más allá de apoyar y votar a los partidos alineados con la conservación de las selvas y el ecologismo, individualmente podemos aportar nuestro granito de arena al mantenimiento y mejora del entorno natural.

Para ello, debemos ser conscientes de dos elementos relacionados: la huella de carbono y nuestro poder como consumidores.

La huella de carbono es la totalidad de gases con efecto invernadero que una persona o una organización emite con sus acciones y estilo de vida. Hay una página web, (calculator.carbonprint.com) que nos permite estudiar nuestra huella de carbono personal según la información que le demos sobre nuestro consumo eléctrico, nuestra forma de movernos, preferencias alimentarias, etc. Con el resultado, nos indica algunas acciones que podemos realizar para reducir nuestra huella de carbono.

Nuestro poder como consumidores es otro elemento de lucha a favor de la conservación de las selvas tropicales, y es un asunto sobre el que volveremos en varias secciones de este sitio web.