El futuro del medio ambiente

field-368533_960_720

En este sitio hablamos en varias ocasiones de cambio climático, de reciclaje, de economía colaborativa, de los potenciales daños al medio ambiente si no actuamos con prontitud. En este post vamos a discutir dos posibles escenarios para el futuro del medio ambiente, uno más pesimista, otro más optimista.

El escenario pesimista

Con la tendencia actual de consumo desenfrenado y el calentamiento del planeta, las próximas generaciones se enfrentarían a:

  • Escasez de agua potable
  • Subida del nivel del mar en hasta un metro, que inundará zonas de alta densidad de población
  • Fenómenos naturales extremos: grandes sequías, inundaciones, tormentas…
  • Degradación de la capa productiva de la tierra, peores cosechas, hambrunas…
  • Luchas por el control de los recursos
  • Expansión de enfermedades tropicales por zonas donde nunca han estado presentes

La vida de nuestros descendientes sería dura, sujetos a carestía, con probables brotes de gran violencia, en un entorno de degradación política, social y económica.

El escenario optimista

En este escenario, la tendencia actual se controla vía responsabilidad personal, economía colaborativa y políticas de protección a la naturaleza. Gracias a ello:

  • La ciencia y la técnica siguen evolucionando y generan métodos productivos que requieren un consumo de agua y de energía mucho menor.
  • Las energías alternativas se imponen al petróleo y combustibles fósiles, hay abundancia de energía barata y sostenible para impulsar el progreso económico y social de los más desfavorecidos.
  • La relativa abundancia y disponibilidad de recursos permite a las sociedades centrarse en la colaboración y el progreso mutuo. Se superan rencillas tradicionales y se avanza hacia una gobernanza mundial igualitaria y responsable.
  • Las políticas de protección del medio ambiente frenan los procesos de extinción de fauna y flora, se crean santuarios para la conservación de las especies mientras se restauran sus espacios naturales.
  • La vida de nuestros descendientes es más plena, fácil e igualitaria que la nuestra.

Ambos casos tienen algo de exageración y lo normal será un estadio intermedio, pero está en nuestras manos que el futuro se parezca más a la segunda opción que a la primera.