Los delitos ambientales

environmental policies

La lucha por un planeta mucho más sano ya no es solo un tema de preocupación para los ambientalistas. Desde que personas que no se consideran militantes de la ecología han caído en cuenta de que el daño al ambiente resulta dañino para toda la humanidad y han tomado cartas en el asunto para evitar que se extinga la vida en el planeta.

Las luchas han tenido sus balances positivos, aunque no al ritmo que requiere la madre naturaleza. Al menos, ante el daño causado por el hombre a través del uso indiscriminado de recursos para su explotación, algunas instituciones han sentado un precedente importante para evitar que continúen los daños.
Tal es así que en constituciones de varios países han incorporado no solo como fundamentales los derechos del hombre y de la mujer, sino que también se contemplan dentro de su legislación tal como lo hicieron en la legislación argentina, los derechos que tiene la Madre Naturaleza o Pacha Mama, como se le conoce en el idioma indígena Quechua. De esta manera, se busca proteger al
planeta y poner un alto a la explotación de los recursos naturales con el mismo signo de sobre explotación con el que se ha hecho hasta ahora. Además, en otras constituciones se reconoce la práctica de los habitantes originarios indígenas como las más adecuadas en cuanto a su armonía y respeto hacia el planeta.

En cuanto a las políticas ambientales, aún cuando es necesaria la participación de cada uno de los ciudadanos para lograr un desarrollo sustentable y la salvación de la humanidad en el planeta, la mayor responsabilidad debería recaer en el sector industrial, el cual hace un mal uso de los recursos naturales muchas veces sin medir las consecuencias de sus acciones, por el solo hecho de percibir mayor ganancia monetaria.