Los lunes sin carne

Caveman-Diet-article

“Meat free Monday”, o un día lunes sin carne, es una iniciativa promovida por la familia McCartney (sí, el de Los Beatles) para que la gente no consuma nada de carne un día a la semana.

El objetivo de esta campaña es dar a conocer el negativo impacto ambiental que produce el consumo de carne y que la gente colabore para frenar el cambio climático incluyendo en sus hábitos alimentarios un día a la semana sin consumo de carne de ningún tipo. Además de la ayuda al medio ambiente, también es bueno para la salud.

¿Por qué la carne afecta negativamente al medio ambiente? La FAO (Food and Agricultural Organization, una agencia de la ONU) afirma que la explotación ganadera para el consumo de carne es una de las industrias más contaminantes, responsable de al menos un 14% de las emisiones de gases con efecto invernadero.

Por otro lado, varias organizaciones, incluyendo la prestigiosa World Cancer Research Fund han publicado informes relacionando el consumo de carnes rojas y, sobre todo, procesadas, con mayores probabilidades de sufrir determinados tipos de cáncer. Sus recomendaciones son basar la mayor parte de la dieta en verduras, frutas y legumbres, reducir drásticamente el consumo de carne roja y eliminar por completo el consumo de carne procesada.

Hay otras razones para sumarse a esta iniciativa, por ejemplo:

  • Económicas: las dietas sin carne son algo más baratas: según algunos estudios, el precio de proteína vegetal es más bajo que el de proteína animal.
  • Humanitarias: la vida de los animales de granja dedicados a la explotación intensiva ganadera es pura y simplemente un infierno. Comer menos carne es, cuando menos, un acto de compasión.
  • Reducir las hambrunas mundiales: para criar un kilo de carne de vacuno se necesitan unos 12 kilos de pienso. Por tanto, cuando comemos un kilo de filetes de ternera estamos consumiendo una cantidad desproporcionada de recursos que deberían repartirse mejor.
  • Poner coto a la extinción de las especies: el exceso de pesca y la agricultura y ganadería intensiva son factores de peso en la amenaza a la biodiversidad.