Ponerse en modo ecológico

2096292_b9310025

Adoptar una actitud ecológica en nuestro día a día es la mejor contribución individual que podemos hacer a la conservación del medio ambiente. En este sitio web ya hemos hablado varias veces de la huella de carbono personal, el uso sostenible del transporte, el ahorro de agua y energía… Vamos a resumir los principales puntos que nos convierten en personas respetuosas con la naturaleza y solidarias con las próximas generaciones:

  • El transporte: es un elemento fundamental. Cualquier esfuerzo para evitar el coche privado ocupado por una sola persona es crucial, las emisiones de los coches de gasolina y diésel son uno de los agentes contaminantes que más gases de efecto invernadero emiten a la atmósfera. Hay alternativas: transporte público, bicicleta, coches híbridos o eléctricos o, al menos, compartir coche si no hay otra forma de llegar a nuestro destino.
  • Reducir el consumo de agua en casa: la cisterna del baño, el grifo de la ducha y la cocina, lavadora y lavavajillas… son muchos los puntos de consumo de agua que tenemos en el hogar, y en casi todos se pueden poner reductores de flujo, o elegir electrodomésticos eficientes y diseñados para ahorrar agua.
  • Reducir el consumo eléctrico: igual que con el agua, los puntos de consumo eléctrico son muchos, y hoy en día para casi todos hay alternativas sostenibles: bombillas de bajo consumo, por ejemplo, o electrodomésticos con clasificación AAA de eficiencia energética. Estos últimos gastan al año hasta un 60% menos de energía que los tradicionales electrodomésticos, cuya clasificación habitual es D.
  • Reciclaje y separación de basuras: un pequeño esfuerzo con una gran recompensa. Separar y reciclar nuestros desechos es una de las aportaciones más importantes que podemos hacer para la conservación del medio natural. El reciclaje es uno de los pilares fundamentales de las alternativas al consumismo desaforado.

Estos son los cuatro ejes principales de actuación de la persona concienciada con el medio ambiente, aunque hay más: concienciación del entorno, participación en foros, asociaciones y partidos, voluntariado de limpieza y vigilancia del entorno rural y urbano, etc.

Al momento de pensar en el ahorro energético no solamente se debe considerar el consumo que se hace desde el hogar. También hay actividades fuera de casa capaces de gastar una gran cantidad de energía y la cuales se deberían sustituir por otras de menor impacto. Para los amantes de los casinos físicos donde existe un alto consumo energético se recomienda visitar tragamonedas app, en donde conseguirán similar diversión a mucho menor costo para el ambiente, siempre y cuando se tomen las medidas adecuadas en casa.