Protección ambiental desde las grandes urbes

community gardens

Las políticas estatales dirigidas a la protección ambiental, la mayoría de las ocasiones tienden a acciones dirigidas a la protección de zonas naturales como bosques, parques, mares, lagos, etc., que pudieran estar en peligro generalmente por la acción del hombre. Sin embargo, en algunos países de Latinoamérica se han comenzado a fomentar políticas desde los centros urbanos para que también la actividad diaria de los ciudadanos que ahí habitan, se encuentre -en la medida de lo posible- en armonía con la naturaleza.

Algunos gobiernos desde los cuales se puede dar no solo un ambiente más limpio a las ciudades, sino que también se contribuye con la producción agrícola de la cual la urbe no ha tenido relación directa.

El sistema capitalista ha hecho ver que es en las provincias donde se debe producir la gran parte de los alimentos a ser consumidos por la población y que desde las grandes urbes tan solo se debe tener el suministro a través de las grandes cadenas de supermercados, los cuales se encargan de procesar los productos generados en el campo. De esta manera, a los productores agrícolas se les confinó únicamente a los campos y a los habitantes de las ciudades se les hizo ajeno la producción agrícola.

Con políticas ambientales y de producción agrícola dirigidas hacia las urbes, se puede lograr no solo que la producción de alimentos se incremente sino que además se trata de involucrar al habitante de las ciudades con algo tan vital como es la producción alimenticia para que vuelva a sus raíces y no se sienta ajeno a esta actividad.
Además de la instalación de jardines terraza, también existen propuestas tales como los huertos escolares y comunitarios, en los cuales espacios comunitarios son aprovechados para que la colectividad se involucre en el proceso de selección del tipo de cultivo, cultivo, cosecha y consumo del producto.